El magnate español del textil Amancio Ortega continúa imparable la expansión de su imperio, ahora con la compra por 370 millones de dólares de una manzana entera en la peatonal Lincoln Road, una de las calles más icónicas de Miami Beach, en la costa sureste de Florida. La adquisición, la segunda mayor operación de bienes raíces en la historia del condado de Miami-Dade, ha pillado por sorpresa a muchos profesionales del sector. Los expertos de la industria sopesan, evalúan y disparan conjeturas en estos momentos sobre el alcance que tendrá esta transacción en Miami Beach, en general, y en la comercial y bulliciosa Lincoln Road en particular. La manzana de 75.000 pies cuadrados (unos 7.000 metros cuadrados) se encuentra situada en la zona más deseada de esta transitada calle de Miami Beach que es, sin duda, epicentro de la vida cultural y de ocio de South Beach y atesora hermosas fachadas de arquitectura art déco. Y aunque los alquileres de locales comerciales en Lincoln Road "no alcanzan todavía los niveles de la Quinta Avenida en Nueva York", la zona tiene "gran potencial", "margen para crecer" y en el futuro a la gente le gustaría ver aquí algo parecido a la Quinta Avenida de Nueva York. Lo cierto es que esta transacción "es una operación que ha abierto muchos ojos en todo el mundo en cuanto al valor de Lincoln Road como gran destino para los minoristas, que van a poner mucha atención" a partir de ahora, precisó el abogado. Opinó Lustig que todavía se le puede sacar mucho jugo a Lincoln Road, una calle que ofrece "un irremplazable tipo de propiedad para marcas como Apple o Gap", y próximamente la firma deportiva Nike, y una "tremenda oportunidad para el sector de bienes raíces" para seducir a los potenciales inquilinos.